Cuanto más y mejor entendemos a nuestra amada bebida más la disfrutamos. Por eso hoy vamos a aprender lo básico sobre cómo hacer cerveza artesanal.

Esencialmente se trata de un proceso de 4 pasos principales: Macerado, Hervido, Fermentación y Maduración. Mientras mayor control que se tenga sobre parámetros como la temperatura o los tiempos de proceso, de mejor calidad será nuestra cerveza artesanal.

1. Macerado: El primer paso es el macerado o maceración. Lo que se hace en este paso es mezclar nuestras dos principales materias primas: el agua y las maltas de cebada. Esto se hace a una temperatura de alrededor de 66°C y el objetivo es extraer la mayor cantidad de azúcares posibles (en forma de almidones) de la malta. Básicamente se hace una especie de té de malta, extra dulce (¡y muy rico!). Esto se hace en una gran olla llamada macerador.

2. Cocción: El segundo paso es el hervido o cocción. Después de haber filtrado los granos triturados de nuestras maltas, el líquido obtenido se lo llama mosto, un término que nos “prestaron” los fabricantes de los vinos. Al mosto se lo hierve por aproximadamente 60 minutos. El objetivo de este paso es variado. Por un lado, evaporar y extraer algunos compuestos que generarían sabores y aromas indeseados. Por otro lado, esterilizar el mosto de cualquier bacteria o microorganismo. Y finalmente, se hierve para poder añadir otra de nuestras materias básicas: el lúpulo. El lúpulo nos va entregar el amargor de nuestra cerveza artesanal y algunos aromas muy característicos.

3. Fermentación: Una vez que ya hervimos nuestro mosto y ya adicionamos nuestro lúpulo, es hora de fermentar. En el caso de las cervezas Ale se debe enfriar rápidamente hasta una temperatura de 18°C, según la receta, para poder añadir a la diva de nuestro proceso cervecero: la levadura. Las levaduras son hongos que transforman nuestros azúcares (¿recuerdan el objetivo del macerado?) en dióxido de carbono y alcohol. De esto se trata la fermentación y la clave es mantener todas las condiciones adecuadas para que nuestras levaduras trabajen de manera correcta. Se fermenta entre 7 y 12 días, según la receta. Es el paso más importante ya que a partir de aquí nuestro trabajo ya tiene nombre y apellido: ahora si podemos llamarla cerveza.

4. Maduración: Para redondear los sabores y aromas, se lleva nuestra cerveza a una temperatura de 2-4°C. A esto llamamos maduración y es vital para mejorar la calidad de nuestra cerveza. Mientras más bajas sean las temperaturas (¡sin congelarla!) mejor. Algunas cervezas requieren 7 días de maduración en frío, otras casi un mes.

4 simples pasos para fabricar cerveza artesanal. Saber hacerlo bien es otra historia. Ahora que ya sabes cómo se fabrica la cerveza artesanal que estas tomando, ¿no sabe un poquito mejor?

 


 

Pack cerveza artesanal Bierful

Las cervezas artesanales nos abren un mundo nuevo para descubrir y aprender. Si querés suscribirte al club y recibir material formativo junto a tus cervezas artesanales todos los meses hacé click aquí