La masa de pizza con cerveza siempre gusta a quienes la prueban, resulta una masa sabrosa y crujiente. Lo mejor es preparar la receta de la masa con varias horas de antelación, si la quieres hacer para cenar, ya puedes dejar la masa preparada después de comer.

Un par de horas antes de sentarnos a la mesa damos forma a la masa y la dejamos reposar otro ratito mientras vamos pensando y preparando los ingredientes con los que vamos a elaborar las pizzas, es como darle tiempo para un segundo levado y de sus “burbujas”. Pero al grano, estos son los ingredientes aproximados para la Masa de pizza con cerveza, recuerda que dependiendo de la harina utilizada necesitarás más o menos líquido, que en este caso hemos sustituido por completo con la cerveza.

Ingredientes (3-4 bases de pizza)

300 gramos de harina de fuerza
10 gramos de levadura fresca
150 gramos de cerveza
5 gramos de sal
15 gramos de aceite de oliva virgen extra
una pizca de azúcar.

Elaboración

 

Pon la harina en un cuenco amplio y disuelve en ella la levadura, desmenuzándola con la yema de los dedos. Haz un hueco en el centro de la harina e incorpora la cerveza, el aceite de oliva, la sal y el azúcar.

Empieza a mezclar el líquido con la harina hasta que consigas una masa manejable, no debe quedar muy pegajosa. Enharina la superficie de trabajo y vierte la masa para amasarla unos minutos hasta obtener una masa elástica y fina.

Finalmente dale forma redondeada a la masa y puedes untarla con un poco de aceite o directamente espolvorearle un poco de harina y colocarla en un cuenco amplio para que tenga espacio para subir. Tápala con un paño limpio y seco y déjala reposar hasta la hora de la cena.

Con esta masa puedes hacer tres o cuatro pizzas, depende del tamaño que les quieras dar. Cuando vayas a hacerlas, divide la masa en las porciones deseadas y enharina de nuevo la superficie de trabajo para darles forma amasando con el rodillo.

Después cubre cada pizza con los ingredientes que prefieras. El horneado dependerá del grosor que le des a la masa de pizza con cerveza y de los ingredientes incluidos. Lo ideal es que el horno esté bien caliente cuando introduzcas la pizza para su cocción y en un tiempo de entre 15 y 30 minutos disfrutarás de una pizza casera inmejorable.